Lo mejor en tecnología para una atención de excelencia.

Cirugía Laparoscópica

La cirugía laparoscópica entre muchas ventajas, ofrece una recuperación más ágil con menos molestias postoperatorias.

Es denominada también cirugía de mínima invasión.

En Manos expertas, prácticamente todo procedimiento abdominal se realiza con este tipo de cirugía.

El reflujo es una enfermedad provocada por la incontinencia del esfínter esofágico inferior que permite el paso del contenido gástrico hacia el esófago, con o sin presencia de hernia hiatal, este reflujo no puede ser controlado por medicamentos comúnmente utilizados y genera agruras, necesidad de dormir sentado o con varias almohadas, afonía o irritación de la faringe cuando este es muy severo. Previo a la desición de operar se deben realizar endoscopía, manometría y pH metría esofágica por impedancia así como ser evaluado por un cirujano. La cirugía se realiza por mínima invasión como estándar ideal. Si además el paciente tiene hernia hiatal, esta debe reducirse y colocarse malla biológica para extender el tiempo de vida de la cirugía y sus resultados. Cabe mencionar que no todos los pacientes con hernia hiatal tienen reflujo y que también los pacientes sin hernia hiatal pueden tener reflujo, con esto quiero decir que, la cirugía se realiza para corregir el reflujo, no la hernia hiatal.

Consiste en la extirpación de la vesícula biliar por dolor de la vesícula biliar posterior a la ingesta de alimentos que generan contracción de la misma, por presencia de alimento en el estómago, por presencia de lodo biliar, piedras en su interior o por alteraciones en el movimiento de la misma. El estándar ideal de esta cirugía es por mínima invasión.

Generalmente es un procedimiento que puede realizarse como ambulatorio o máximo con una noche de estancia hospitalaria en los casos de pacientes programados, en el caso de los pacientes con cuadros agudos de urgencia de la vesícula deben permanecer mas tiempo en el hospital para manejo de la infección agregada. Idealmente no deben dejarse drenajes pero hay cirujanos que prefieren hacerlo aunque esta práctica ya está en desuso.

La apendicitis es uno de los problemas más comunes a los que se enfrenta el cirujano, generalmente atendiendo al paciente en el servicio de urgencias de un hospital y donde se realizan idealmente estudios de sangre para determinar sobre todo el nivel de glóbulos blancos y una tomografía axial computada para poder observar directamente el apéndice y delimitar su forma, alteraciones y posiblemente hasta la causa del padecimiento que generalmente es debido a un fecalito, el tratamiento es urgente y la cirugía imperativa para evitar complicaciones, aunque hay algunas series de estudios que hablan del manejo conservador de la apendicitis pero esta se reserva para casos muy específicos. La cirugía se realiza por mínima invasión y la recuperación suele ser rápida e indolora cuando se diagnostica y trata a tiempo, en los casos con infección o peritonitis es necesario el manejo con antibióticos por tiempos prolongados, así mismo cuando la base del apéndice se encuentra en mal estado, puede ser necesaria la sección de parte del ciego (primer porción del intestino grueso) o hasta una cirugía derivativa donde se desconecta la continuidad del intestino dejando una ileostomía para salvaguardar la vida del paciente, esta ileostomía puede reconectarse en aproximadamente 3 meses posteriores a la cirugía inicial.

Generalmente no deben dejarse drenajes ya que esta práctica esta en desuso pero en casos especiales pudiera existir la necesidad de dejar un drenaje para vigilar mejor la evolución del paciente..

Las hernias en general son generadas por la salida de material contenido en alguna cavidad y que emergen por algún defecto generando dolor o masas dolorosas cuando se tocan, los tipos mas comunes de hernias son: Inguinal, umbilical, femoral, o intracavitaria. Las hernias pueden ser reductibles (es decir que regresan solas a su sitio), Encarceladas (cuando no regresan a su sitio), o extranguladas (cuando no regresan a su sitio y duelen permanentemente), el tratamiento para este padecimiento es la cirugía correctiva idealmente colocando mallas para reforzar las paredes de la cavidad que tiene el defecto y de esta forma evitar recidivas. La cirugía puede realizarse por mínima invasión y generalmente la recuperación logra que el paciente pueda manejarse como paciente ambulatorio sin necesidad de pernoctar en el hospital, cada caso debe estudiarse e individualizarse para determinar los tiempos.

Las cirugías por laparoscopia son procedimientos que se realizan a través de la colocación de trócares de mínima invasión que nos permiten revisar toda la cavidad abdominal para poder encontrar los problemas y corregirlos, algunas de las patologías que requieren este tipo de procedimiento son: Oclusiones intestinales, trauma abdominal, sangrados, perforaciones de vísceras, lesiones de hígado, baso o riñones, y también en pacientes con cirugías previas que presentan complicaciones abdominales nuevas, en ocasiones las cirugías previas y adherencias intra-abdominales no nos permiten realizar la cirugía por vía laparoscópica pero casi siempre esto es posible con los cuidados adecuados.

Muchos procedimientos tanto de urgencia como cirugías programadas requieren desconexión de l intestino para la recuperación adecuada y evitar infecciones abdominales catastróficas, posterior a estos procedimientos y pasados generalmente 3 meses o más, si las estructuras lo permiten, se realiza la reconexión intestinal, este procedimiento generalmente es mucho mas sencillo que la primer cirugía realizada y logra restablecer el tránsito intestinal normal, con ello una función adecuada para el paciente, en muchas ocasiones esta cirugía puede realizar de forma abierta pero se ha determinado en muchas ocasiones que el abordaje abierto combinado con laparoscópico ayuda mucho al cirujano para lograr resultados ideales. 

El colon en especial es una parte del intestino, también llamado intestino grueso, que tiene patologías propias como pueden ser los divertículos, pólipos, cáncer o procesos inflamatorios inespecíficos que generan problemas diversos a los pacientes y en ocasiones requieren de remoción de una parte o la totalidad del mismo, estas patologías pueden ser manejadas por de mínima invasión, lo que hace que el paciente tenga menos molestias postoperatorias y pueda egresarse de forma temprana del hospital estando en promedio no mas de 2 noches.